jueves, 7 de mayo de 2015

Primeros pasos para el marketing online

A los profesionales autónomos, microempresas y pymes españolas les cuesta todavía meterse en el mundo de Internet. Aunque se haya hecho el primer paso, estar en Internet no es suficiente. Requiere mucho trabajo y constancia tener éxito en este medio, sobre todo si los conocimientos al principio todavía son limitados. La buena noticia es que a día de hoy una pyme puede competir en nichos definidos con grandes empresas. El acceso a tecnología a bajo coste y las redes sociales son armas potentes para llegar a los clientes potenciales.

marketing empresarial


Consejos básicos para promocionar una empresa en Internet:

Las pymes o microempresas suelen tener el problema de no saber iniciar un negocio online. No existe una fórmula secreta para ello, pero aquí van algunos consejos básicos para promocionar una empresa en Internet:

Creación de contenidos no comerciales: la creación de contenidos es una de las mejores opciones de promocionar tu negocio. Si los ususarios que buscan una determianda información por internet llegan a un sitio web donde se les resuelve su duda, las posibilidades de una contratción suben exponencialmente: se ha generado el valor fundamental de la venta, la confianza.

Publicidad online a bajo coste: el no tener presupuesto no es una excusa válida para no iniciarse en este terreno. Aunque al principio nada más sea un presupuesto de 50 Euros hay que hacer pruebas para ir optimizando la página y obtener un retorno de la inversión.

Creación y gestión de perfiles en redes sociales: el hecho de crear un perfil en Twitter y Facebook no garantiza generar ventas a través de redes sociales. Tenemos que cambiar el chip en la era de los negocios 2.0. Ahora los consumidores nos compran cuando las empresas antes les vendían.

Mentalización y aprendizaje: no se va a ganar dinero desde el primer día. Hayq ue tener en cuenta que se trata de un proceso de “prueba y error”. No existe el “he hecho publicidad online con la empresa xy y no me ha funcionado”. Es un proceso de aprendizaje en el que los resultados van mejorando con el tiempo y los errores cometidos.

Definir puntos de medición: no es suficiente medir únicamente ventas o registros. Tienes que medir puntos y datos previos como “tasa de rebote”, “tiempo por visita” o “páginas vistas por usuario” para mejorar los resultados globales.

Intercambio, aprendizaje y networking: tal como se aprende mucho de la propia experiencia también se hace hablando con otras personas que están viviendo una experiencia parecida. La lectura de blogs, libros o boletines son tareas obligatorias para ir avanzando. Eventos de cualquier tipo sobre empresa, emprendimiento, marketing online o networking son otra oportunidad para aprender y fomentar relaciones con emprendedores y gerentes.

Todo lo que hacemos tiene que estar enfocado a vender más. Para todos aquellos que buscan una fórmula secreta tengo una mala noticia: ¡no existe! Todas aquellas personas que han tenido éxito, lo han logrado porque han hecho muchas pruebas, han trabajado duro, han errado, han acertado y de esta manera han conseguido lograr sus objetivos con pequeños pero constantes pasos.


Puntos básicos de un plan de marketing sencillo

Sin planificación no hay forma de trazar planes, tener metas o medir resultados. Podemos realizar un plan de Marketing sencillo contestando a las 7 preguntas que suelen contener los planes de Marketing de Guerrilla:

  1. Objetivo
  2. ¿Cuál es nuestro mercado?
  3. ¿Cuál es nuestro nicho dentro del mercado?
  4. ¿Cuál es nuestra ventaja competitiva?
  5. ¿Cuál es nuestra identidad?
  6. ¿Cuáles son las estrategias, medios y acciones que usaremos para conseguir los objetivos?
  7. ¿Cuánto nos va a costar?

Si tenemos todo eso respondido, tenemos un plan, porque sabremos donde vamos, cómo somos, qué fortalezas tenemos y qué acciones debemos poner en marcha...

El plan de marketing es la herramienta básica de administración que debe usar toda empresa orientada al mercado que desee ser competitiva. En su puesta en marcha van a quedar fijadas las distintas actuaciones que deben efectuarse en el área del marketing, para lograr los propósitos marcados. Este no se puede estimar de forma apartada en la compañía, sino más bien absolutamente ordenado y coherente con el plan estratégico, siendo preciso efectuar las pertinentes adaptaciones respecto al plan general de la compañía, puesto que es la única forma de entregar respuesta válida a las necesidades y temas planteados.

En marketing, como en cualquier otra actividad gerencial, toda acción que se ejecuta sin la debida planificación supone por lo menos un alto peligro de descalabro o bien extenso desperdicio de recursos y sacrificios. Si una acción no planeada tiene éxito, nos deberíamos consultar qué hubiéramos logrado de sobra al operar bajo un plan. Procurar que un proyecto triunfe sin servirse de un plan de marketing es como intentar navegar en un mar tempestuoso sin cartas marítimas ni destino claro.

El plan de marketing da una visión clara del objetivo final y de lo que se quiere lograr en el paseo cara la meta, al unísono notifica con detalle de la situación y posicionamiento en los que nos hallamos, marcándonos las etapas que se deben cubrir para su consecución. Tiene el beneficio añadida de que la colección y preparación de datos precisos para efectuar este plan deja calcular cuánto se tardará en cubrir cada etapa, dándonos de esta manera una idea clara del tiempo que debemos emplear para esto, qué personal debemos destinar para lograr la consecución de los objetivos y de qué recursos económicos debemos contar con.

Sin un plan de marketing jamás vamos a saber de qué forma hemos alcanzado los desenlaces de nuestra empresa, y por ende, vamos a estar expuestos a las conmociones del mercado.

Actualmente, se está comenzando a valorar en España, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas, las ventajas que le suponen a la compañía el contar con un plan de marketing. Los veloces cambios que se generan en el mercado y la llegada de las nuevas tecnologías obligan a efectuarlo de forma más bien forzada; va a ser con el transcurso del tiempo en el momento en que nos demos cuenta de las múltiples ventajas que genera la planificación lógica y estructurada de las distintas variables del marketing.

La Web veinte nos fuerza a reconsiderarnos formas nuevas de efectuar las transacciones comerciales y la comunicación entre las compañías y los usuarios, de una forma más democrática, libre y directa por la posibilidad del usuario hoy día de poder producir creencias, recomendaciones y comentarios positivos o bien negativos en función de su experiencia como consumidor, así sea en una red social, en un foro de discusión o bien en una wiki. Cualquier herramienta digital de comunicación es válida en nuestros días para la mercadotecnia digital.

Internet es un medio que ha revolucionado las comunicaciones, como previamente lo hicieron otros (prensa, radio, TV,…) mas comparte con estos la posibilidad de agregar un valor sociable, enriqueciéndolo y potenciándolo. En el caso de Internet, la comunicación es interactiva, masiva y de bajo costo.

Por tanto, los directivos de marketing se proponen nuevos retos en sus empresas: el papel del marketing digital en el plan de marketing, el aprovechamiento de las posibles ventajas comparativas que ofrece Internet, un replanteamiento de criterios y objetivos y nuevas capacidades para administrar todo lo precedente.

0 comentarios:

Publicar un comentario