Creación de valor en los negocios

 Los negocios de éxito crean recursos o bien servicios de valor. El planeta ofrece muchas ocasiones de progresar la vida del resto, y su trabajo como hombre o bien mujer de negocios es identificar qué le falta a la gente y localizar la forma de ofrecérselo.


El bien o bien servicio de valor que produzca puede adoptar formas muy distintas, mas el propósito siempre y en todo momento es el mismo: prosperar un tanto la vida del resto. Sin la creación de algo de valor, ningún negocio tiene sentido; no puede hacer transacciones con el resto si no tiene algo valioso con lo que comerciar.

Los mejores negocios del planeta son los que crean algo que tiene mucho valor para el resto. Ciertas empresas prosperan aportando algo de poco valor a un elevado número de personas, mientras que otras producen algo de mucho valor para unos pocos. Fuere como fuere, cuanto más real sea el producto de valor que cree para el resto, mejor va a ir su negocio y más riqueza amontonará.

Los mejores negocios del mundo son los que crean algo que tiene mucho valor para los demás. Algunas empresas prosperan aportando algo de poco valor a un gran número de personas, mientras otras generan algo de muchísimo valor para unos pocos. Sea como fuere, cuanto más real sea el producto de valor que cree para los demás, mejor irá su negocio y más riqueza acumulará.

En el fondo, los negocios son en esencia la suma de 5 procesos «interdependientes» , cada uno de ellos de los que converge en el siguiente:

  1. La creación de un producto de valor. Descubrir lo que la gente precisa o bien desea y crearlo.
  2. La mercadotecnia. Llamar la atención y producir una demanda para lo que hemos creado.
  3. Las ventas. Transformar a potenciales clientes del servicio en clientes del servicio seguros que van a pagar por adquirir este producto de valor.
  4. La provisión del bien o bien servicio de valor. Entregar a los clientes del servicio lo prometido y cerciorarse de que estén satisfechos.
  5. Las finanzas. Ingresar el dinero suficiente para proseguir marchando y hacer que nuestro esmero haya merecido la pena.

Si estos 5 factores semejan simples es pues lo son. Los negocios no son cosa de genios, ni jamás lo han sido. Son simplemente el proceso de identificar un inconveniente y hallar una forma de solventarlo que favorezca a las dos partes. Quien intente hacerle opinar que dedicarse a los negocios es muy complicado, o está procurando impresionarle, o bien procura venderle algo que no precisa.

Los «cinco factores de un negocio» forman la base de un buen proyecto empresarial y de un buen plan de negocio. Si es capaz de delimitar con claridad cada uno de ellos de estos 5 procesos en una compañía cualquiera, comprenderá a la perfección de qué forma marcha. Si piensa en montar un negocio, lo mejor es comenzar definiendo la manera que adoptarán estos procesos. Si no es capaz de describir o bien dibujar un diagrama de su idea de negocio teniendo presente estos procesos esenciales, quiere decir que no conoce el tema tan a fondo como creía y no conseguirá que funcione.

Habilidades con valor económico

Si desea ser un buen empresario céntrese en progresar las habilidades que estén directamente relacionadas con los «cinco factores de un negocio».

No todas y cada una de las habilidades o bien aspectos del conocimiento tienen un «valor económico», y está bien que de este modo sea: existen muchas cosas cuyo valor consiste en relajarnos y gozar de ellas. Probablemente le guste hacer rafting en aguas bravas, mas no es muy probable que alguien decida pagarle por salvar los veloces si no es empleando sus habilidades en beneficio del resto.

No obstante, si da el salto y pasa del disfrute personal a ofrecer «productos y servicios» (tema que retomaremos más adelante), descubrirá que va a cobrar por ello; existen muchas ánimas aventureras prestas a abonar el alquiler de un equipo de rafting y los servicios de buenos guías.

No espere que las habilidades extrañas a «los 5 factores de un negocio» sean rentables a nivel económico. Halle la forma de emplearlas para producir un valor económico y hallará la manera de cobrar por este motivo.

Cualquier habilidad o bien conocimiento que le asista a crear algo de valor, un mercado, unas ventas, una provisión o bien una financiación empresarial tiene un valor económico.

Entradas populares de este blog

El email marketing

Aplicaciones web

¿Llegan los padres a Snapchat?